Qué significa TI proactiva y cómo puede lograrlo


Por Danny Bradbury – 11 de abril de 2017
 
¿Está gestionando su TI de forma proactiva o reactiva? La distinción es importante. La TI proactiva significa que usted tiene control sobre la dirección futura de su TI, lo que puede ayudarle a hacer de la tecnología una herramienta estratégica para sus clientes. Con la TI reactiva, usted simplemente está tratando con los problemas cuando surgen y no es capaz de hacer ninguna planificación.
 
Para definir un equipo de TI proactivo, ayuda a entender cómo es un equipo reactivo. En resumen, no ven venir problemas y sólo se dan cuenta de los problemas cuando tienen un efecto material. Esto a menudo puede dejar al equipo luchando por una solución.
 
La falta de planificación deja a estos departamentos de TI sin poder. Se van sin tiempo para tomar buenas decisiones, y eso puede costarles caro en dinero y tiempo de inactividad.
 
En TI, como en todas las cosas, una puntada en el tiempo ahorra nueve. Mediante la gestión de sus activos y procesos, los profesionales de TI pueden reducir el tiempo que invierten en tareas operativas y concentrarse en tareas tácticas y estratégicas. En lugar de combatir incendios y arreglar cosas constantemente, pueden tomar decisiones que afectan al negocio más profundamente.

Llegar a ser proactivo
 
Un paso crítico para convertirse en un departamento de TI proactivo es apuntar primero a la fruta pendiente. Analice en qué tareas el personal pasa la mayor parte de su tiempo y haga preguntas como: “¿Están siempre tratando con los mismos problemas del usuario final o fallos del sistema?
 
Una lista de estos problemas le ofrece una plataforma desde la cual puede desarrollar soluciones automatizadas para resolverlos. Aquí es donde una técnica como el scripting entra en juego, especialmente cuando se combina con la gestión remota. Un script que puede resolver un problema común en el registro de endpoints o solucionar un problema recurrente en la base de datos de clientes ahorrará a un departamento de TI un tiempo valioso, junto con la cordura de los empleados.
 
Los departamentos de TI más inteligentes pasarán de la simple programación a la automatización del flujo de trabajo y la gestión de servicios de TI (ITSM). Un ITSM competente define los servicios de TI clave, como la gestión de cuentas de correo electrónico y el aprovisionamiento del ancho de banda de la red, y también documenta la infraestructura de TI que los sustenta. Un sistema de gestión centralizado puede garantizar su buen funcionamiento y advertir de problemas emergentes.
 
Todos estos conceptos se califican como soluciones de automatización, y están ganando fuerza. En su encuesta sobre el estado de la TI en 2017, la comunidad de TI de Spiceworks encontró que después de la movilidad y la seguridad, la tecnología de automatización de TI era la tercera tendencia tecnológica más ampliamente adoptada: el 30% de los profesionales de TI la utilizaban, y otro 19% planeaba hacerlo.
 
Los equipos de TI también pueden perfeccionar sus procesos para ayudar a prevenir problemas. Por ejemplo, un proceso maduro de gestión de activos proporcionará a un departamento de TI una valiosa información sobre los contratos de servicio que se aproximan a la renovación y sobre los equipos que están llegando al final de su vida útil. Los activos críticos pueden necesitar contratos de servicio con mayor capacidad de respuesta, o incluso opciones de sustitución in situ. Una base de datos de activos actualizada y completa es una herramienta fundamental en este sentido.
 
Otro proceso crítico es la gestión del cambio. Esto implica planificar los cambios en el sistema y ejecutarlos de acuerdo con flujos de trabajo estrictos, con controles y equilibrios adecuados. Es un proceso vital que incluso los chicos grandes se equivoquen. Cuando Amazon puso de rodillas recientemente a la mitad de la web, la causa principal fue un administrador de “dedos gordos” que tecleaba comandos erróneos. Eso nunca debería haber pasado.
 
La transición de una TI reactiva a una proactiva requiere tiempo y reflexión, pero el resultado es un entorno libre de problemas operativos de TI engorrosos. Los problemas que antes eran comunes no aparecerán en absoluto, porque las herramientas de automatización y los procesos bien definidos los evitan.
 
Sin embargo, la TI proactiva no es sólo una buena planificación, sino que necesita visión. Después de liberarse de los problemas operativos, necesitará las habilidades para participar. Sus ejecutivos deben poder hablar con los gerentes de negocios en su propio idioma. Les ayudará a tomar decisiones estratégicas de TI que afectarán positivamente a los procesos de negocio, o incluso a crear otros nuevos. Para un equipo acostumbrado a jugar en la sala de máquinas, este puede ser el mayor reto de todos.

Puedes ver el articulo original aqui

Deja un comentario